jueves, 9 de enero de 2014

El pasto del vecino

(Columna publicada en El Mercurio de Antofagasta el sábado 28 de diciembre de 2013)
 
El mejor gol del año; los 100 jóvenes líderes del país; los 20 personajes más influyentes de Chile; los 10 más guapos; las 10 más bellas. En esta época del año nos inundan más que nunca todo tipo de rankings, de Top Ten,  de Top Cien, de listas de los mejores, de los peores, de los más buenos y de los más malos. Se acaba el año, es momento de balances y como que nos gusta esta cosa de clasificar y de ordenar bajo algún criterio. A nivel personal también lo hacemos y tendemos a mirar a nuestro alrededor para saber más o menos en qué lugar terminamos ubicados.
Creo que más que nada los rankings sirven para contextualizar.  Si soy bueno en algo, no voy a enterarme qué tan bueno soy a menos que sepa quiénes son mejores y quiénes son peores que yo. Es un método válido y útil si quiero medir mi desempeño en función de los demás. Pero existe también otra forma: evaluarme en relación a mí mismo y a mi historia. Y ahí quizá el proceso puede volverse más interesante aún. Porque es sólo a través de esa ecuación que nosotros podemos realmente palpar cuánto hemos progresado.
Hay momentos en que las comparaciones resultan especialmente odiosas y casi siempre distorsionadas. Ya conocemos la analogía del pasto del vecino: siempre parece más verde. Porque a lo lejos la hierba suele verse tupida y mullida. Pero todos sabemos lo que pasa al ir acercándose…  nunca es ni tan tupida, ni tan mullida. De tanto mirar para el lado y compararnos con los demás nos habituamos a poner  el acento en lo que nos falta. En cambio, si nos medimos con respecto a nosotros mismos, estamos más forzados a poner el foco en lo que hay, en lo que tenemos, en lo que hemos logrado.

Y porque creo firmemente que nuestra fortaleza está en el interior -no allá afuera- es que pienso que los balances que más cuentan son los balances privados. El psicólogo norteamericano Wayne Dyer, autor de numerosos libros, entre ellos el aclamado best seller “Tus zonas erróneas”,  señala que “la propia estima no puede ser verificada por los demás. Tú vales porque tú dices que es así. Si dependes de los demás para valorarte, esta valorización estará hecha por los demás”.

Que este variopinto despliegue de listas “top de tops” que hacen nata en estas fechas nos inviten a revisar nuestros rankings personales, como el de la mamá con los mejores hijos o el del marido con la esposa más cariñosa, o el del empleado con el trabajo más desafiante. Que si el pasto del vecino está más o menos verde, en realidad da lo mismo... Lo que verdaderamente importa es qué tan frondoso está mi propio jardín.