viernes, 22 de agosto de 2014

Percepciones son realidades

'Percepciones son realidades', así lo repetía incansablemente un antiguo jefe mío, queriendo decir con esto que lo que cada uno percibe, se convierte en su propia y particular realidad. Un mismo suceso o evento puede tener connotaciones radicalmente distintas dependiendo de cómo lo experimentó quien lo vivió. Así, resulta difícil defender el concepto de objetividad ya que de acuerdo a lo anterior, el mundo que vemos no es más que… nuestra versión del mundo que vemos.

Hay una famosa pregunta que resume esta paradoja… '¿Hace ruido el árbol que cae en un bosque cuando no hay nadie para escucharlo?'. En otras palabras ¿puede la realidad existir separada del observador que la percibe?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Descubrí una interesante charla de TEDx ( www.tedxtalks.ted.com ), realizada por Michael Neill, coach norteamericano, en la que se habla sobre este tema. Dice Neill: 'Creemos que nuestra mente es como una cámara de video, que está grabando lo que sucede allá afuera, y dependiendo de cómo usemos esa cámara, tendremos una experiencia diferente. Si enfoco la cámara desde este ángulo, mi vida aparece como una experiencia maravillosa; si encuadro desde este otro lado… todo puede resultar muy deprimente'. Este conferencista explica que ésa es básicamente la idea del pensamiento positivo: si cambiamos la actitud o el ángulo desde el cual sostenemos la cámara, tendremos una experiencia de vida diferente. Pero Neill va más allá aún y agrega que, en todo caso, 'la realidad no es la experiencia agradable ni la experiencia desagradable… sino que más bien somos nosotros los que creamos esa experiencia'.

El triángulo Kanizsa (que está en la ilustración y que es llamado así porque fue un psicólogo italiano llamado Gaetano Kanizsa quien lo popularizó), es una ilusión óptica que ejemplifica lo que Neill explica. En la figura se percibe un triángulo en el centro, pero en realidad, dicho triángulo no existe. 'Se trata más bien de una ilusión creada por la mente -explica Neill, quien entusiasmado agrega- ¿No les parece asombroso? Creamos algo que todos podemos ver ¡pero que no está ahí!'. Son nuestros pensamientos los que crean nuestro mundo, y en ese sentido, acota finalmente Neill, 'entonces, nuestra mente no funciona como una cámara de video, nuestra mente, funciona como un proyector'. ¿Qué tal?